Terapia GESTALT

 

... y en esos momentos en que la vida se gira para mirarte, empieza tu nueva etapa para el volver a Ser...

Esta es una terapia procedente de la psicología humanista, que busca restablecer el bienestar en tu cotidiano, el bienser contigo mism@ y el bienhacer con el medio y las personas que te rodean.

 

Trabajamos el terreno de lo personal volviendo a la autoobservación de nuestras estructuras caracteriales, mecanismos de defensa, bucles mentales, hábitos corporales, que no nos permiten ser lo que somos, y estar como estamos.

 

El objetivo principal es acompañar a personas, en este viaje, desde la reactividad de su carácter, a la elección de su ser, con calma, paciencia y mucho mimo.

 

Una brújula que propongo para orientar este trabajo, y por tanto a la vida, es el disfrute. De enfoque dionisiaco, pretende devolverte al contacto con tu cuerpo y con tu emoción-energía, con lo sensitivo. También ponemos atención a nuestra parte apolínea, la que da estructura, orden, la más mental.

 

También aporto a este espacio el yoga y la bioenergética, para así recordarnos que nuestra mente habita en un cuerpo que siente y que tiene memoria de lo que hemos vivido en el pasado. Hay vida más allá de nuestras cabezas pensantes. Es volver a enraizarnos en la tierra, tanto física como energéticamente; reconectar nuestros cables internos del placer y la alegría; empoderarnos y avivar nuestro fuego interno, nuestra pasión; abrirnos a un compartir más desde el corazón, la empatía, la aceptación y la entrega a lo que ya es; Y por supuesto, ejercitar la expresión de todo aquello que necesitas compartir, para que se dé el fluir del dar y el recibir; abrirnos a la intuición, a las sincronías, a las causalidades; y permitir el transito energético transpersonal, conectando finalmente con eso que somos,  eso más grande y que a las vez nos engloba. Ese océano, el fondo, el colectivo, que enmarca la figura que emerge de las profundidades, lo que nos da individualidad, eso que también somos.

El teatro y concretamente el clown, también es otro recurso en este proceso terapéutico. Nos da la conexión con la presencia que necesita un viaje como este.

 

El aspecto lúdico, disfrutón, de expresar todo lo no expresado en el pasado y lo que vas necesitando a cada momento.